Visitas Totales

miércoles, 27 de julio de 2011

VOY A SEGUIR...

Voy a seguir creyendo ,aún cuando la gente pierda la esperanza

Voy a seguir dando amor, aunque otros siembren odio.

Voy a seguir construyendo, aún cuando otros destruyan.

Voy a seguir hablando de Paz, aún en medio de una guerra.

Voy a seguir iluminando, aún en medio de la oscuridad.

Y seguiré sembrando, aunque otros pisen la cosecha.

Y seguiré gritando, aún cuando otros callen.

Y dibujaré sonrisas, en rostros con lágrimas

Y transmitiré alivio, cuando vea dolor

Y regalaré motivos de alegría donde solo haya tristezas.

Invitaré a caminar al que decidió quedarse

y levantaré los brazos, a los que se han rendido.

Porque en medio de la desolación, siempre habrá un niño que nos mirará, esperanzado, esperando algo de nosotros, y aún en medio de una tormenta, por algún lado saldrá el sol y en medio del desierto crecerá una planta.

Siempre habrá un pájaro que nos cante, un niño que nos sonría y una mariposa que nos brinde su belleza.

Pero...si algún día ves que ya no sigo, no sonrío o callo, solo acércate y dame un beso, un abrazo o regálame una sonrisa, con eso será suficiente, seguramente me habrá pasado que la vida me abofeteó y me sorprendió por un segundo.

Solo un gesto tuyo hará que vuelva a mi camino.

Nunca lo olvides........ 
 ( Hace un tiempo me lo mandaron y ahora me gustaría compartirlo con vosotros, espero que os guste. )

NUESTRA RESPONSABILIDAD, LOS ¿ POR QUÉS ?



Normalmente una de las preguntas que más me suelen hacer es como puedo profundizar o darme cuenta de las cosas, del “por qué” me ocurren, de “por qué” me pasa siempre lo mismo, de “por qué” no aprendo... Siempre digo que toda respuesta está en nosotros, somos los únicos que sabemos como solucionar nuestros “problemas”, la clave está en los “ ¿ Por qués ? “. Y siempre me suelen contestar que no saben como hacerlo, que es difícil....

Sinceramente que yo recuerde nunca nadie ha dicho que aprender sea fácil, aunque más que aprender es desaprender lo que hemos ido asimilando como verdad y haciéndolo parte de nosotros como “nuestra verdad” a través de los años. Existen reglas establecidas de comportamiento social y personal, que no debemos saltarnos pues de lo contrario somos “malos”, no merecemos la aceptación, no se nos va a querer... y un sin fin de cosas más educacionalmente impuestas ( que no digo que no tenga que haber un orden en las cosas, ni leyes, ni normas, ese es otro tema, aquí intento plasmar las circunstancias que a mi parecer hacen que nos sintamos mal y que actuemos de una forma que a la larga solo nos conlleva al sufrimiento ).




Para mi la lección más dura que me toco aprender fue, que la única “responsable” de lo que me ocurría, de todo tanto bueno como malo, era yo. Me asaltaban preguntas como; pero si se te muere un ser querido, si tengo una enfermedad incurable, si... ( aunque eso sería otro tema, el echo en si de que yo atraigo que ocurra eso ) la verdad es que la única persona que elige como pasar esa situación soy yo, yo elijo si esa enfermedad o muerte o maltrato, lo vivo como experiencia de la que aprender o como castigo divino del que no tengo otra opción más que vivirlo cargando con ese sufrimiento. De que soy la “culpable” de lo que ocurrió, si partimos del hecho de que no creo en la culpabilidad sino en la responsabilidad, la cosa cambia. Todos y digo todos, actuamos y nos comportamos de la manera que mejor creemos, que según hemos aprendido es la mejor forma de hacerlo. Inconscientemente ante una circunstancia elegimos la mejor salida para nosotros, esa es la manera de comportamiento del ser humano; “ Subsistir”.

Si por la razón que sea aprendimos que si damos todo lo que tenemos somos buenos y nos querrán más, daremos lo que tenemos y aunque no queramos, por no ser “egoístas” ya que eso está mal. Es nuestra elección, elegida por que eso es lo que creemos que es la mejor opción. Sacamos una ventaja de ello; “ somos buenos y nos quieren por ello”. Pero siguiendo este ejemplo, entonces no nos queremos a nosotros, pues no nos damos lo que queremos, que en ese momento puede ser el quedarnos con lo que damos ( dinero, amor, respeto... ), pues también lo deseamos o necesitamos. No quiero decir con ello que no demos nada, la cuestión es si eso nos hace sentir mal cuando después no recibimos la compensación que “inconscientemente” esperamos, que nos quieran más, que nos den a partes iguales ya que si yo doy esto es por que quiero a esa persona, si ella no me lo da entonces por la regla de 3 ( también aprendida ) es que ellos no nos quieren. Solo cubriendo nuestra necesidad primero, queriéndonos primero a nosotros mismos, podremos dar sin en dolor de la no compensación por lo dado.



Aquí ahora entran los ¿ Por qués ?. “ Por qué “ me siento mal cuando no recibo lo que merezco, si eso es lo que aprendí, que para tener esto tenía que dar aquello. “ Por qué” quise creerme que era así. Evidentemente toda información tiene más de una interpretación, me atrevería a decir que infinitas y todas ciertas, pero nosotros elegimos creer que era esa la apropiada para nosotros, la más cómoda. Y allí comienzan a llegar los siguientes “por qués”, por que llegue a esa conclusión que fue lo que viví y por que lo viví de esa manera, para que llegara a esa conclusión. Pero sin culpa, ni hacía nosotros ni hacia quienes nos lo trasmitieron, a veces “a palos”, pues al igual que nosotros ellos lo aprendieron a su vez por las circunstancias que se le presentaron en su vida, el gran porcentaje de ellas impuestas culturalmente a través de los siglos.



Para mi la única forma de poder cambiar las cosas que no me gustan en mi vida, que no quiero que formen parte de ella, es a través de la responsabilidad de aceptar mi vida como mía y la libertad de poder elegir como sentirme en cada momento sin condicionarme por lo que esta bien o mal. Solo aceptando que soy y puedo ser todo, incluso lo que tanto trato de decir y demostrar que no soy, podre elegir que es lo que quiero vivir y de que manera. Y la única manera es preguntarme una y otra vez “ por qué “ tomo esa elección entre las miles de opciones que tengo y elegir si es ella la que quiero seguir teniendo, pues toda acción recibe su reacción, o cambiarla para recibir otra reacción ante un mismo echo.

Eso no quiere decir que si cambiamos algo todo el mundo nos va a querer o estar de acuerdo con nosotros, desde luego que no, pero “ nunca “ va a ocurrir que todos estén de acuerdo con nuestro parecer, al igual que nosotros no estaremos de acuerdo con lo que opinan “todos”, pero la diferencia es que por lo menos estaremos de acuerdo con lo que nosotros queremos y en eso si que puedo asegurar que ya no nos dolerá tanto lo que los demás piensen o sientan sobre nuestro comportamiento.

Pero claro está, esta es mi forma, mi elección de ver y vivir mi vida, que no tiene que ser la verdadera ni la mejor, pero para mí, hasta ahora es la mejor. Elegir auto-analizarme a mi misma, antes que analizar el comportamiento de los demás, eso y permitirme que sea “egoísta” se lo dejo a ellos.








martes, 19 de julio de 2011

FELICIDAD ¿ PARA CUÁNDO?




Nos convencemos a nosotros mismos de que la vida será mejor después...

…después de terminar la carrera, después de conseguir trabajo, después de casarnos, después de tener un hijo y, después de tener otro.

Luego nos sentimos frustrados porque nuestros hijos no son lo suficientemente grandes, y pensamos, que seremos más felices cuando crezcan y dejen de ser niños.

Después, nos desesperamos porque son adolescentes, difíciles de tratar.

Pensamos: Después, seremos más felices, cuando salgan de esa etapa.

Luego decidimos que nuestra vida será completa, cuando nos vaya mejor, cuando tengamos un mejor coche, cuando nos podamos ir de vacaciones, cuando consigamos el ascenso, cuando nos retiremos…

Pero, la verdad, es que no hay mejor momento para ser FELIZ, que AHORA MISMO.

Si no es ahora, ¿cuándo?
La vida siempre estará llena de luegos, de retos, de después…

No hay un después, ni un camino para la felicidad, la felicidad es el camino y es ¡AHORA!


Atesora cada momento que vives, porque lo compartiste con alguien especial; tan especial que lo llevas en tu corazón y recuerda que:

EL TIEMPO NO ESPERA POR NADIE, NI POR NADA.

Así que deja de esperar hasta que termines la universidad, hasta que te enamores, hasta que encuentres trabajo, hasta que te cases, hasta que tengas hijos, hasta que se vayan de casa, hasta que te divorcies, hasta que pierdas esos kilos....

...hasta el viernes por la noche o hasta el domingo por la mañana, hasta la primavera, el verano, el otoño o el invierno, o hasta que te mueras.

No esperes para decidir que no hay mejor momento, que justamente este, ¡¡PARA SER FELIZ!!

La FELICIDAD es un trayecto, no un destino.

Trabaja como si no necesitaras dinero,

ama como si nunca te hubieran herido,

y baila como si nadie te estuviera viendo.

Y, recuerda ... Sé Féliz ¡HOY!

Que tengas bonitos días, para el resto de tu vida.

Salud y Felicidad



CAPAS ÁURICAS








Las capas áuricas son las siguientes:



Aura física: La más cercana al cuerpo físico, sobresaliendo de él unos 10 ó 20 cm. Refleja fundamentalmente nuestra salud ( abultándose en la parte en que tengamos enferma ) y nuestra personalidad. Es muy brillante y densa, con mucosidad y partículas de la piel, suspendidas electromagnética-mente. Su tono azulado indica fluidez, flexibilidad y sensibilidad. Su nombre sánscrito es Pranayamakosha, por la creencia de que es la encargada de absorber la Energía Universal ( Prana ) y repartirla por todo el Cuerpo.Aura etérea: Es una copia idéntica al cuerpo físico y es fluida y siempre está en movimiento. Esta compuesta por tonos multicolor y se extiende unos 15 cm. y esta asociada a loas emociones y reacciones viscerales. Su luminosidad es indicativo de los estados emocionales. Al principio de observar el aura la solemos percibir de un color azul claro o gris, parecido a una nube que sale de nuestro cuerpo, con la experiencia sus colores pueden ser naranjas, verdes, azules, violetas y amarillos, a veces entrelazados entre sí. Con ella podemos diagnosticar la enfermedad. Si es grave, la primera capa puede desplazar a esta, produciendo un agujero, permitiendo entrar vibraciones negativas procedentes del aura vital. Esta capa puede ser usada, utilizando sus partículas densas, para producir fenómenos visuales, ya que generan una sustancia llamada ectoplasma. 




Aura vital: Esta capa sería nuestro pensamiento. Compuesta por finas líneas amarillas, que se dilata y resplandece cuando nos concentramos en un proceso mental. se extiende de 5 a 15 cm. más, es muy brillante y está formada por lineas de energía que se propagan en todas las direcciones, exterior e interior. Es muy útil para diagnosticar la intensidad de una enfermedad en una zona concreta., ya que estas zonas están vacías de ella, produciendo en los tejidos un degradamiento o atrofiamiento. Al reducirse nuestra energía vital nos sentimos agotados, empequeñeciéndose esta capa, siendo su resistencia menor y dejando a la enfermedad entrar en el sistema físico. Sus lineas son las que llegan a la mente de los demás, demostrándoles nuestra personalidad y carisma. El aura se recupera de la enfermedad o del abuso de drogas. Con el tiempo y tratamiento, el aura logra recuperarse en la mayoría de los casos., física, emocional e intelectualmente





Aura astral: suele ser la mas grande y tiene una forma de ovoide que se asocia con el aura. Esta capa, como la segunda, es fluida y dinámica, y esta compuesta por matices multicolores, pero con tonos más luminoso en los que predomina el magenta. Su tamaño va de 10 cm. a 1 m. y su anchura es de aproximadamente 60 cm. Sería la parte astral, donde almacenamos los recuerdos de nuestra vida pasad y presente, suele ser el primer sitio donde experimentamos lo bueno y lo malo. los pensamientos negativos la afectan, formando aristas duras y colores sucios, irritando sus lineas brillantes de la capa áurea vital y disminuyendo su tamaño, llegando a formar un agujero que atacaría la capa áurica etérea. En un estado emocional óptimo, tiene un color azul brillante o un azul humo. Las capas áuricas astral y mental inferior se pueden unir a la de las demás personas que nos rodean. La felicidad, el temor, la ira y la tristeza pueden ser enormemente contagiosos. Nuestras emociones y las de los demás pueden convertirse en otro factor importante de contaminación ambiental, o puede ser una forma de energía positiva que mejoren nuestra vida y en consecuencia el mundo. la rabia o cólera se percibe en forma de pequeñas astillas de color rojo intenso, la depresión como nubes negras , la tristeza como humo fino, negro o gris, el naranja indica equilibrio y armonía, en esta capa, otros indicadores positivos serían el brillo y la claridad del color.




Aura mental inferior: Esta capa muestra la capacidad de una persona en el plano consciente o intelectual. En un estado óptimo es brillante y ancha, de 4 a 20 cm, sobre todo en la región de la cabeza. Suele ser de amarillo claro cuando la salud mental es buena. Esta capa solo se puede observar cuando el pensamiento consciente puede separarse de las emociones. Las manchas rojas denotan ira, nubes negras depresión, asimetría si existen problemas mentales. Aunque para diagnosticar la salud mental es importante considerar el aura entera.





Aura mental superior: Su borde exterior suele ser de color violeta con una franja azul oscuro en la parte interior. Dada su energía, este cuerpo vibra con una frecuencia difícil de apreciar por el ojo humano y por lo tanto sólo se puede ver una parte de este cuerpo, que en forma de media luna, esta dispuesta transversalmente sobre la cabeza. Suele medir unos 60 cm. lado a lado. Contiene las energías que generan la capacidad de nuestra mente superior. Es nuestro vínculo con nuestro origen. Concentra la suma total del Conocimiento Universal. Es la capa que utilizan las personas con poderes psíquicos. Demuestra la capacidad que tenemos para usar energías superiores y nuestro desarrollo espiritual, y lo que en potencia podemos llegar a evolucionar.





Aura espiritual: Se le ha descrito como una luz blanca nacarada radiante e inimaginable. Sólo por medio de la visión interna es posible saber que está ahí. Es aquí donde se manifiesta la forma más alta de energía del mundo físico. La cual es procesada al entrar al chakra de la cabeza. Gracias a ello no nos sentimos abrumados por las intensas propiedades de la energía.







El Aura






Es bien sabido que todo lo que existe en la Tierra absorbe energía y la libera.  Este proceso crea un campo único que rodea a todos los seres vivos, aunque estas emanaciones no son visibles para la mayoría de las personas.  Son a estas emanaciones de energía sutil a las que denominamos Aura.  Que son un conjunto de fuerzas electromagnéticas de dimensiones variables, que emanan de los cuerpos físicos, vitales, etéreos, mentales, emocionales y espirituales.  Conservando nuestra energía vital, reflejando nuestro estado de salud y dando salida a la Energía Universal y adsorbiendo-la.

  • Forma
  • Color
  • Brillo
  • Pureza
  • Densidad
  • Emplazamiento
  • Movilidad
  • Función



Estas partículas de energía permanecen en suspensión alrededor de nuestro cuerpo en forma oval, sobresaliendo-nos alrededor de 1 m. Sobre esta capa áurica inferior se encuentra otra que flota , hasta 15 m. por encima de ella, se denomina cuerpo áurico superior

Al igual que en las personas en el aura, a cada movimiento, se mueve la energía, y se producen cambios, demostrando que estamos vivos.

Los minerales, las plantas, los animales y por supuesto los seres humanos tenemos nuestras propias auras; las cuales difieren en su complejidad y en sus gama de color. Los minerales están rodeados de un aura blanca; las plantas de un aura amarilla. El aura que rodea a los animales es añil. La de nosotros tiene varias capas y colores. Esta complejidad revela nuestra conciencia, además de todos los aspectos de nuestro funcionamiento físico, mental, emocional y espiritual.

Las capas de nuestra aura varían de color y de forma en función de los estados de ánimos y los cambios de conciencia. Son traslucidas y sus colores se parecen mucho a los que tiene el arco iris, pero su intensidad es mucho más sutil. La viveza de estos colores varía según la persona. 

En cuanto a su constitución y extensión, también dependen de cada individuo, según sea el desarrollo de su alma y de su mente; cada uno manifestara un aura diferente de acuerdo a sus sentimientos y carácter. Viéndose afectada según las emociones, pasiones y sentimientos que tengamos. En presencia de alguien a quien apreciamos el aura aumenta de tamaño. Pero si por el contrario nos desagrada, nuestra aura se retira. En el estado expansivo, cada uno entra en el aura del otro, absorbiendo sus energías y dejando, hasta cierto punto, el rastro de nosotros. 




Todos percibimos el aura de los demás, consciente o no de ello. Y respondemos a su presencia según seamos de afines entre ellas. El aura de una persona llena de bondad nos atraerá, si nosotros somos bondadosos, si no por el contrario nos repudiará y viceversa.

El, aura rodea el cuerpo humano en todas direcciones. Siempre esta fluyendo y su tamaño, forma y color dependen del estado físico, emocional y espiritual de cada uno de nosotros. Estamos cubiertos por una capa etérea que se extiende hasta unos 8 o 10 centímetros de distancia de nuestro cuerpo y que sigue su forma. Sería el molde espiritual a partir del cual se desarrolla el cuerpo. En condiciones normales, su color es magenta pálido y se puede ver completamente blanco cuando la persona ha evolucionado espiritualmente. Si la persona ha encontrado la paz, produce una energía azulada y un toque color violeta, es de persona revestidas de dignidad. Alrededor de esta cubierta etérea esta el aura propiamente dicha; es una cubierta de tres dimensiones que se extiende en todas direcciones, hasta mas de un metro. Su volumen es unas 22 veces el cuerpo humano.

El aura contiene capas de color que penetran las unas en las otras. Cada capa corresponde a un aspecto distinto de todas nuestras funciones. Cada una puede ser definida mediante diferentes parámetros:

Existen siete capas o cuerpos áuricos y cada una corresponde con un nivel de conciencia. Decir que cada capa es la expresión y la parte individual de un "campo" colectivo. Una de las características del aura humana es su división en dos cuerpos de energía separados. No se refiere con esto a las divisiones que hay en cada una de las capas, sino de dos formas distintas y separadas, una de las cuales rodea al cuerpo físico y la otra se muestra, sobre nuestra cabeza, encima de la primera. Los cuerpos áuricos inferiores están formados por cinco capas. Los cuerpos áuricos superiores constan sólo de dos capas. Ocupan desde unos centímetros por encima de la cabeza hasta 15 m por encima de cada uno de nosotros. Un factor determinante para la localización de los cuerpos áuricos superiores es el comportamiento de cada uno de nosotros. Si tenemos poco interés por la vida espiritual, los cuerpos áuricos se alejarán de nosotros y si por el contrario, evolucionamos rápidamente, los cuerpos áuricos superiores se acercarán, ya que necesitamos gran cantidad de energía superior. La separación de estas auras es provocada por la incapacidad del cuerpo físico para soportar el poder y la intensidad de las energías superiores.

Quienes han podido llevar el aura superior hasta el aura inferior durante determinados períodos de tiempo, o incluso durante toda una vida, han recibido títulos diferentes santo, buda, profeta, sabio, iluminado, gurú, maestro, cristo.


Julia Mª de las Viñas Martín Sánchez



VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.