Visitas Totales

sábado, 30 de enero de 2016

La Perfección, "Mi Perfección"..





Todos los que me conocen saben que busco la perfección hasta poder parecer rallante.  Y la desviación milimétrica de algo puede convertirse en un mundo. Busco que todo este perfecto, la cuestión se basa en que concepto tengo de esa perfección.

Hace años que fumo, pero solo hasta hace algo más de dos años no conseguí aprender a liarme los cigarrillos.  Pero jamás me salen perfectos, todos tienen "barriga".  Ha habido veces que en mi afán de que salieran bien los he vuelto a deshacer y re-intentar que mejorasen, pero una y otra vez vuelven a salir así; BARRIGONES.

Claro esta, esto conlleva a risas y burlas, de las que siempre participo, pues creo que si no nos reímos de nosotros mismos pues mal vamos. Aunque siempre termino desesperada por que vuelvan a salir bien.

Hace dos días, acabando de terminar uno de ellos, habiendo puesto toda mi intención en ello y volviendo a salir igual, un amigo que estaba presente entre risas me volvió a decir;

" Es que nunca vas a aprender, te he explicado mil veces como hacerlo y tu nada, siempre igual".

Y de repente me di cuanta de algo;

¡A mi me salían perfectos!

Una y otra vez mi cerebro ordena a mis manos que cree un cigarrillo y siempre le sale igual, Perfectamente Iguales; Made in Julia.



La realidad es que quien dijo que eso no era perfecto? Quien en nuestra vida nos dice y dicta lo que esta perfecto, que terminamos por aceptar por la verdad, por la perfección?

Desde pequeños se nos marcan los estatus de perfección.  Perfección de Belleza, Perfección de buen hijo, Perfección de buen padre, buen alumno, buen amigo, buen cocinero, buen amante, buena relación, buen trabajo, buen elección.... nos cerramos bajo esos conceptos heredados, de otros "alguienes" que también los heredaron o los catalogaron como correctos y/o rentables.

No nos enseñan a ser creativos, a percibir nuevas sensaciones.  Nos marcan cuales son los parámetros a seguir para ser y actuar de forma políticamente correcta.

De los buenos cocineros se dice que tienen "su toque personal", ese toque que les hace diferentes.  Dos personas preparando una comida, con los mismos ingredientes, nunca sabrá igual. Ellos no se dictan en como se hace una paella, crean su propia paella.

Dos personas aprendiendo las mismas formas y métodos para pintar, sus cuadros nunca serán iguales.  unos serán Picassos, Leonardos, Dalis ...y otros solo sus imitadores.

Los nuevos descubrimientos científicos en la mayoría de las veces se consiguen tras haber ocurrido un "error " en los cálculos.

Cuando dejamos de mantener creencias de lo que es "perfecto" y nos abrimos a la posibilidad de catalogar las cosas, las emociones, los sentimientos no como parámetros aprendidos sino como posibilidades infinitas de conocer algo diferente, que puede incluso que llegue a ser mejor que lo que conocíamos, si le damos la posibilidad de que entre en nuestra vida, algo maravilloso comienza a cambiar en nuestra existencia.



Haz algo nuevo que hasta ahora pensabas que no podías hacer, que se te daba mal, cuando tengas que preparar algo, de confeccionar algo deja te llevar por lo que sientes y experimentas al hacerlo, dale tu toque especial, haz que sea único,  da igual el resultado, sera; "Perfecto"; " Made in tu".

Algo que al ser humano nos resulta una experiencia extraordinaria es contemplar un amanecer, un atardecer...
Y jamas ninguno de ellos es igual al otro, no tienen que que intentar ser Perfectos para ser bellos, ya son Perfectos, sus diferencias es lo que les hacen único, inimitables y Perfectos.  No se preocupan de serlo, simplemente fluyen, se dejan ser.

Convirtámonos en amaneceres constantes 
de nuestra propia vida.
Únicos e Irrepetibles.

Un abrazo, ser felices y disfrutad.




La Meditación




Meditación Sencilla Para Todos Los Días.



La Meditación es la forma más rápida de alcanzar un estado personal en el que el cuerpo consigue relajarse, teniendo la mente tranquila y viviendo las sensaciones del momento. Su intención es concentrar la mente, para aclararla y mantenerla alerta.
Es mucho más que una técnica de relajación, es conseguir volvernos más sensibles hacia nuestros propios sentimientos y ser conscientes de los detalles del mundo que nos rodea. Pues a medida que nos sentimos más sensibles hacia nuestros sentidos y percepciones, cada uno de los aspectos de nuestra existencia se beneficiarán.
Con la práctica de la meditación diaria, valen unos minutos diarios al principio ( yo aconsejo que se empiecen por 5 m. ), por medio de ejercicios sencillos y básicos, los resultados pueden ser profundos y de gran duración. Comenzando con una meditación por la mañana, el día puede ser completamente distinto.
En el día a día cotidiano, nos movemos a mucha velocidad, nuestra mente no para de crear pensamientos, tendríamos que darle un respiro, conseguir que frene un ratito, que se relaje, y eso lo conseguimos a través de su relajación.
Existen muchas técnicas y formas de meditar, puedes seleccionar cual es la que más te agrada y más se relaciona contigo y con el tiempo del que dispones, y poco a poco si te va "enganchando" ir perfeccionando su utilización.
Una manera muy simple, y que no necesita aprender nada, es la siguiente:


Meditación sencilla para comenzar el día
Nada más levantarnos, en posición de loto o medio loto ( es la posición en que siempre solemos ver a los Budas, sentados sobre nuestras piernas, con ellas cruzadas, con los pies encima de los muslos, la de medio loto es solo subiendo un pie ), si la consideramos complicada o dificultosa al principio podemos simplemente cruzarlas, barbilla inclinada hacia abajo,  espalda recta y las manos abiertas sobre las piernas, con las palmas hacia arriba.

Concentrarnos en nuestra respiración; inhalando profundamente, contamos hasta 8, conteniendo la respiración, contamos hasta 8, exhalando despacio, contamos hasta 8 y volviendo a mantener la respiración; repetirlo unas 3 veces, e ir notando como nos vamos relajando.
A continuación vamos contado las respiraciones del 1 al 10 y volviendo al 1.  Si en algún momento algún pensamiento nos distrae, volver a comenzar por el 1.  Lo que tratamos es de intentar que nuestra mente no se fije en ningún pensamiento, que estos pasen a través de nosotros, y que seamos simples observadores. Cuando notemos que perdemos la concentración, volver a fijarnos en la respiración.

Una variación, que es también muy eficaz ( a mi es la que más me gusta ), es en vez de colocar las manos sobre las piernas, juntar las descansando una encima de la otra, uniendo los dedos pulgares en sus extremos, y colocando los encima del 2º chacra ( un poco por debajo del ombligo, como dos dedos ), procediendo a respirar en ese punto; es decir, imaginando que el aire entra y sale por él.
Es muy efectiva, y conseguiras una relajación bastante buena.
Autora: Julia Mª de las Viñas Martín Sánchez


otel.com



miércoles, 27 de enero de 2016

Visualizando Y Atrayendo; Panel De Metas

Panel De Metas







Una de las mejores maneras para atraer la abundancia y conseguir metas es a través de la visualización.

A muchos de nosotros no nos es tan fácil y tenemos que recurrir a formas menos directas de hacerlo.

Es importante vernos en posición de haber alcanzado nuestro objetivo, que nuestro inconsciente se halle familiarizado con ese estado, para que así lo atraiga.

Una de las maneras mejores de levantarnos por la mañana es visualizarnos con lo que deseamos conseguir y construyendo un Panel de Metas, colocando lo en un lugar visible al despertarnos o mientras desayunamos, es una buena forma.

Para ello necesitamos poca cosa:

  • Un corcho o mural donde poder colgar cosas.
  • Fotos, imágenes, objetos, escritos.... que representen visualmente la imagen de nuestras metas.
  • Colocarlo en un lugar visible fácilmente por nosotros.



En la foto se muestra un panel orientador de como podría quedar. La idea es ir buscando las imágenes que atraen a nuestro inconsciente la meta que deseamos alcanzar y contemplándola atraer a nuestro pensamiento la visualización de nosotros en esa situación o en la posesión ya alcanzada de ese objeto o deseo.




Basta con unos minutos al día ( o siempre que queramos o nos encontremos con él ) para comprobar como se van realizando y construyendo deseos.

Cuando se vallan cumpliendo se irán cambiando las fotos, o incluiremos nuevas según nos valla apeteciendo.

Podemos colgar cualquier cosa de represente lo que deseamos.

No hay limite y da igual que ahora pensemos que no podrá ser, solo abramos la ventana a nuestra imaginación y ya veras que sorpresas.

Hacerlo es divertido y irme contando los resultados, me encantará saberlos. También podéis ir mostrando las fotos de los vuestros.

Ser Felices y Prósperos no es tan difícil!

Julia Maria de las Viñas Martín Sánchez.







martes, 26 de enero de 2016

Cambio De Creencias, Ejercicio.

Trabajo Sobre Las Creencias





Ha llegado el momento de que revises tú Credo. No me digas que no tienes ninguno, porque, como ya dijimos , nadie va sin creencias por el mundo; si no las tuvieras, simplemente no existirías o serías un bebé recién nacido que aun no ha forjado su identidad.

Así que, concede-te un ratito para pensar en ellas y elabora una lista.

Te puedo brindar una ayuda. Repasa tus creencias en base a las mías. Pon las que tú tengas en una lista y añade algunas que a lo mejor me he dejado en el tintero y que para ti son vitales.

Medita sobre ellas y decide si te gustan o no. si te hacen la vida fácil o difícil. Si te dan el poder de actuar en tu vida o te hacen depender de los demás, de los acontecimientos o de las circunstancias.

¿ Has decidido cambiar alguna ? Pues bien, ahora mismo te digo cómo puedes hacerlo.



Como cambiar creencias.

Escribe la creencia que quieras cambiar porque te resulta limitadora o negativa o, simplemente, no te gusta para tu vida.

Por ejemplo, puede ser:

No valgo para nada “ o
Mi salud no depende de mí” o
Sé que nadie me quiere.”

Ahora piensa en una foto o en una postal que pudiera definir tu creencia limitadora. No tienes que buscarla en la realidad. Imagínate la en tu cabeza.

Por ejemplo, para la primera de mis creencias un ejemplo podría ser un paisaje triste, oscuro con árboles y flores marchitas. O verte tú solo en un rincón, mientras los demás hacen cosas en grupo y se nota que lo están pasando muy bien...

Dejate llevar por tu imaginación y ahora contesta, escribiendo tus respuestas en un papel, a las preguntas que siguen. No te cuestiones si son raras o no, simplemente contesta. Puedes hacerlo perfectamente, todo el mundo puede hacer este ejercicio.

  • ¿ Es en color o en blanco y negro ?
  • ¿ Tiene marco ( recuadro ) o es panorámica ?
  • ¿ Es pequeña la foto o se ve por su gran tamaño ?
  • ¿ Es nítida la imagen o se ve borrosa ?
  • ¿ Tiene brillo o es maté ?
  • ¿ Tiene colores luminosos o apagados ?
  • ¿ Qué colores predominan ?
  • ¿ Hay algún tipo de sonido ? ¿ Cuál ?
  • ¿ Hay alguna voz ? ¿ Puedes oír lo que dice ?
  • ¿ Hay música ? ¿ Te gusta ?
  • ¿ Cómo te sientes al contemplar la postal ?
  • ¿ Notas alguna sensación especial ? ¿ Cuál ? ¿ En el estomago ? ¿ La respiración ? ¿ Sudas ?...
  • ¿ Qué te dirías en este momento concreto ?

Cuando hayas contestado, por escrito, a estas preguntas sobre la postal que imaginaste, borra la momentáneamente de tu imaginación.



Ahora, escribe la nueva creencia que quisieras tener. Escribela en presente y en afirmativo. Como si ya la creyeras.

Por ejemplo:

Tengo amigos” o
Mi salud depende de mí” o
Soy capaz de hacer las cosas bien.”

Si ya la tienes escrita, haz otra postal mental que te sugiera o te encaje con la creencia que quieres incorporar. Como hiciste con la creencia limitadora.

Cuando ya la tengas localizada, fijala en tu mente y repasa la lista anterior de preguntas, pero aplicadas a esta imagen mental nueva.

Repasa cada pregunta de la lista y anota lo que observes de tu imagen mental.

Cuando acabes, deja esta imagen, bórrala de tu cabeza y céntrate en tus dos listas de respuestas. Tienes la primera que corresponde a la creencia limitadora y la segunda que pertenece a la creencia positiva que quieres adquirir.

Ahora, vuelve a representarte mentalmente la postal o foto de la creencia limitadora, de la primera, de la que no te gustaba y, como si fueras un operador de cine, el director de tu propia película, empieza a cambiar las características de la foto limitadora , sustituyéndola por las características de la positiva.

Ve cambiando todas las características de la positiva a la imagen limitadora. No te agobies si al principio te cuesta un poco, es cuestión de práctica y todos podemos hacerlo.

Es importante que vayas cambiándolas conforme te resulten más fáciles hasta conseguir la totalidad en ese mismo ejercicio ( no vale hacer cada día un par de características). Cuando ya las hayas cambiado todas, CONTEMPLA mentalmente el cuadro resultante y DA UNA PALMADA REAL, con tus manos físicas y que se escuche.

No te pongas en ese momento a indagar si el ejercicio dio resultado. Tu memoria es lo suficientemente buena para recordare lo que pensabas, creías y sentías un momento antes y nadie cambia sin explicación. Date veinticuatro horas para que tu cerebro pueda reformular una explicación coherente para ti mismo. Es necesario.

Pasadas esas veinticuatro horas de no pensar en esa ex-creencia, ya puedes analizar el cambio que se dio en ti.

Sé que te parece increíble, pero funciona. Una y otra vez que lo hagas, funciona siempre y cuantas creencias límitadoras quieras eliminar de ti.

Puedo añadirte algún consejo:


Si este ejercicio lo haces antes de irte a dormir, mejor. Pues es mientras duermes cuando realizas la re-elaboración, y así no tienes que hacer esfuerzos para no comprobar los resultados hasta pasado el tiempo oportuno. Tu mente trabaja igual mientras tú duermes y ¿ por qué hacer las cosas difíciles y con esfuerzos ?
Con una sola vez que lo hagas es válido, aunque puedes cambiarla cuantas veces quieras. La mente no se desgasta.
Cada día puedes dedicarte a cambiar una que no te guste pero si el resultado no te gusta, vuelve a cambiarla de nuevo.
No necesitas creer en su efectividad para hacer el ejercicio. Simplemente, funciona. No es necesario que creas en el método, aunque si empiezas cambiando esa creencia siempre te puedes animar a seguir practicando.

Descubrirás como al transformar tus creencias limitadoras en positivas, cambia todo tu enfoque de esa situación concreta que te frenaba y reestructuras todo tu campo de acción.

Porque, como ya te he dicho, las creencias son el motor de nuestras acciones, es lo que nos hace encaminarnos en una dirección determinada o frenarnos.

Si tú crees que no vales para algo, nunca lo intentarás, por mucha ilusión que te haga. Nadie va en contra de lo que piensa en el fondo de sí mismo ( eso son las creencias ). Al cambiar la creencia y considerarte capaz de ese algo que antes te frenaba, seguro que se te ocurren cosas para hacer en usa dirección y descubrirás que te salen bien.

No olvides que CREER ES CREAR.


lunes, 25 de enero de 2016

Afirmaciones Positivas 2ª


Afirmaciones Positivas 2ª

Cuanto más me manifiesto como quiero, más gusto a los demás
Un día empiezas a sacar tus propios recursos. Decides arriesgarte a vivir tu propia película, a dirigirla tú mismo y descubres que no sólo no te dejan de querer, sino que te quieren de una forma mucho más total y mucho más plena.
Y la vida se convierte en una auténtica y apasionante aventura. Descubres que lo mejor es dejarte fluir, ser tú en cada momento. Y llegas a la siguiente creencia.

El mejor momento es el presente para ser tú mismo
Ya no necesitas tener pensado de antemano tu papel o seguir rígidamente las consignas de tu pasado.

Eres libre de hacer lo que quieras hacer, de pensar lo que quieras pensar y de sentir lo que quieras sentir.
El presente es mío y en él tengo mi mejor momento para ser yo.
Puedes dejarte fluir, sin desgaste, sin preocupaciones, sabiendo que sale lo mejor de ti en el aquí y ahora.

Los sentimientos son como fluidos energéticos que nos densifican y bloquean si no los expresamos en su momento.
Todos acumulamos emociones que no descargamos al no aceptarlas como adecuadas en el momento y en el contexto en el que las sentimos, y así vamos arrastrando a lo largo de la vida grandes masas de energías “rancia” que nos pesan y nos abruman.
Nos encontramos en un círculo vicioso. Las emociones del pasado se nos han acumulado y no encontramos el momento oportuno para liberarnos de ellas. De ese modo, las emociones del momento presente quedan también retenidas produciéndonos un tapón que nos desestabiliza física y mentalmente.


Todas las alteraciones y enfermedades físicas, mentales y emocionales no son otra cosa que las acumulaciones de emoción referidas en nuestro cuerpo.
Entendida así la salud, el bienestar se convierte en un proceso del que yo soy parte activa y responsable.
Cuando me aparece una dolencia sé que la he buscado yo, puedo descubrir su proceso y su para qué, luego está en mí poner los medios adecuados para su desaparición.

Los demás, los acontecimientos de mi vida, el entorno, la Naturaleza, están para ayudarme a ser más plenamente yo.
De mi depende aliarme con los demás y con el entorno y aprender de ellos o puedo relacionarme con ellos para hacer más tediosa, molesta , opresora o desagradable mi vida.
Los demás, igual que yo, sólo quieren amor, atención y reconocimiento y cada uno lo pedimos como podemos, aunque el sistema de los demás nos parezca inadecuado.

Yo soy fundamentalmente un ser energético y, por lo tanto, tengo otras posibilidades de existencia además del plano físico.
Sé que soy un compuesto de energías de varias densidades, que la densidad de mi cuerpo físico cambie no quiere decir que desaparezcan mis otras energías. No creo en la muerte. Sigo viviendo en otra densidad. ( La energía no muere ni se destruye, sólo cambia )


Existen otras realidades aunque yo no las pueda tocar, oler ver o gustar.
Yo no soy el centro del universo y admito múltiples cosas y realidades que existen más allá de mi experiencia y no por ello niego su existencia.

Creo en el poder de nuestras creencias, que delimitan nuestra experiencia y nuestras acciones.
Sin creencias no podemos hacer ni ser absolutamente nada, pero no somos sujetos pasivos de ellas. Nosotros las hemos aceptado y adoptado y de nosotros depende si queremos o no cambiarlas.

Creo en la existencia de unas Leyes Universales
Estas Leyes no las ha dictado el hombre, sino que están antes que él y seguirán después de él.
El ser humano sólo puede encontrar la paz si acepta sin orgullo, sin empequeñecimiento u sin resentimiento dichas leyes a las que está sometido al pertenecer él al Universo.

Existe un Ser de Perfecta Energía y Puro Amor.
Este Ser Único me mantiene y se vitaliza en cada instante de mi vida y confiándome cada vez más a El seré cada vez más Yo misma y estaré más cerca del Amor, hasta ser Amor.

Espero no haberos asustado, no tenéis por que aceptarlas todas ni siquiera una, pero os aseguro que la vida se hace más fácil cuando seguimos parte de ellas. Si provais espero que me contéis como os va y que cambios notáis en vuestra vida.




Afirmaciones Positivas 1º

Afirmaciones Positivas 1º





SOY EL CREADOR DE MI DESTINO

ACEPTO MI RESPONSABILIDAD

Y ACTÚO EN CONSECUENCIA


A continuación quiero mostraros una serie de afirmaciones que espero te sirvan de inicio.
Quizás alguna de las creencias te resulten confusas o difíciles de aceptar.... Si te sirve de consuelo a mí me a llevado años aceptarlas y sentirlas como mías. En el transcurso de los años he desechado muchas; a veces, alguna que deseché ha vuelto a mí por otro camino hasta que ha formado parte d mi realidad. Quizá cuando la deseché no era mi momento de creer en ella. Ahora trato de llevarlas a la práctica en mi vida cotidiana y en ello estoy.
Y por experiencia propia, te digo que me resulta más fácil mi camino cuando las pongo en práctica. A veces no las sigo tan fielmente y me digo una frase de Machado: “ Se hace camino al andar. “



Somos responsables y generadores de todo lo que ocurre en nuestra vida.
Hace ya algún tiempo Rechard Bach, creador de la inolvidable novela “ Juan Salvador Gaviota “, escribía en otro de sus libros ( me estoy refiriendo a “ Ilusiones “ ); “ Todos los acontecimiento de tu vida, están ahí porque tú los has convocado, y de ti depende lo que resuelvas hacer con ellos.”


Me impresionó la frase y sé que la subrayé en el libro y la anoté después para no olvidarla. Yo empezaba en aquel momento a vislumbrar el acceso al poder personal. Necesité algo de tiempo para comprender la, no sólo en un significado intelectual, ya que sonaba muy bonita. Sino en mi vida cotidiana.

Yo soy responsable de todo lo que tengo y de todas las personas de las que me he rodeado, y de mí depende para qué las quiero en mi vida.

Descubrí que algunos acontecimientos y personas parecía que entraban y salían de mi vida para hacerme sufrir, para hacerme sentir dolida, frustrada, senergetizada, asustada y con ella me planteé la segunda creencia práctica de mi vida.

Todo en mi vida y en la de los demás tiene un para qué positivo.
Dicho de otra manera, todo lo que me pasa me sirve para crecer, todo tiene su lado positivo.
Esta creencia también suena muy bien. Llevarla a la práctica no resulta tan fácil pero una vez que la integras en tu vida, descubres que, efectivamente todo puede ser positivo.


Si en algún momento, ofuscada por el sentimiento, no soy capaz de descubrirlo que tiene de positivo, he aprendido a tirar de otra creencia.

No te dejes abrumar por pequeñeces, y en el fondo todo es una pequeñez.
No hay acontecimiento ni persona por grande y poderoso que sea, que pueda hacerme más daño del que yo quiera o este dispuesta a consentirme.
Recuerda que “ no ofende el que quiere, sino el que puede”. Y yo estoy dispuesta a dejar poder a muy pocos.
Ya que esto conecta con mi siguiente creencia.

Yo soy mi mejor Yo, por el momento y, además, una especie en extinción.
Hace tiempo, en un congreso de psicología humanista, Pancho Huneus, gran profesional, dijo en su comunicación que cada persona hace lo único y lo mejor que es capaz de hacer en ese momento concreto. Y creer que lleva razón.
Cada persona, en función de nuestras experiencias y de nuestras creencias hacemos lo mejor en cada momento ya que de lo contrario, haríamos otra cosa.
Esta última frase parece que suena a perogrullo, pero si la meditas con detenimiento descubrirás que es cierta desde el principio al fin. Todos queremos lo mejor para nosotros mismos, luego si algo no nos sale conforme quisiéramos es, pura y simplemente, porque es este momento no tenemos más opción.
Esto me lleva a tolerarme y a aceptarme. No a resignarme, porque sé que mis resultados provienen de mis experiencias pasadas y esas no tengo por qué seguirlas practicando si no me gustan ni me valen.


Puesto que

Cuando somos pequeños, aprendemos de nosotros mismos y del mundo de acuerdo a los parones que nos inculcan nuestros padres.
Esto no me lleva a criticarlos ni a hacerles culpables de mis desgracias, sino a comprender cómo fue y funcionó el proceso de mis creencias y de mi aprendizaje.
Las frases, actitudes, emociones que manifestaban sobre mí y sobre lo que me rodeaba y el mundo en general las cogí como una referencia, para ser alguien y saber de algo. Además, creyéndome las me convertía en una niña “ buena y obediente “ y, de paso, ganaba cariño.
Yo era la actriz de una película donde ellos eran los guionistas, productores, directores y hasta los espectadores.

Repetimos el mismo esquema que aprendimos en la infancia como una manera de seguir siendo nosotros mismos y de que nos quieran los demás.
Aunque en la película mi papel no fuera muy afortunado, crecí pensando que era el “ papel de mi vida “, el único que sería capaz de representar.
Y de mayores seguimos representando nuestro papel, aunque no nos guste o nos sintamos incómodos o no vivamos con mejores oportunidades. No podemos prescindir del aplauso y del cariño de los demás.





Creer Es Crear, Cambio De Creencias.

Creer es Crear, Cambio de Creencias


Hoy por hoy los seres humanos aún no hemos descubierto todo nuestro potencial creador.

Desde que nacemos en el seno familiar, después en el colegio, en el trabajo... se nos incentiva para potenciar nuestra creatividad, para encontrar soluciones nuevas a problemas viejos. Pero continuamos con los mismos problemas y con los mismos esquemas mentales. No por que no seamos capaces de encontrar nuevas soluciones, sino por que nos mantenemos en conceptos que ya hemos aprendido, que hemos ido eligiendo a través de los años.



En los colegios, en las empresas... se fomenta la creatividad, el buscar soluciones nuevas y originales a los viejos problemas. Y seguimos manteniendo los mismos problemas y los mismos esquemas mentales.

Voy a pedirte que observes atentamente como reaccionas ( nota tus reacciones corporales y descubre tus pensamientos ) ante esta afirmación:

CREER ES CREAR

¿Tu cuerpo se puso tenso? ¿ La expresión de tu cara mostró perplejidad, duda, incredulidad ?

¿ Qué te dices a ti mismo al repetirte esta frase ?

Vuelve a decírtela de nuevo, captando el significado de cada palabra:

CREER ES CREAR

¿ Ahora te resulta más fácil de aceptar o te resulta difícil todavía?

Déjate que te explique su autenticidad.

Hasta ahora, los humanos hemos pensado que la realidad externa era algo objetivo, cierto, incuestionable.

Nunca se nos ha ocurrido pensar que el cerebro capta de la realidad aquello que nos interesa, aquello que somos capaces de encajar y asimilar a otros datos que ya él posee.

Y las preferencias no las selecciona el cerebro, sino que se las damos nosotros, las programamos nosotros mismos.

Puedes tratar de negármelo con ironía: “ Entonces ¿ He querido yo quedarme sin trabajo?

Y yo te contesto: “ Si, aunque todavía no lo comprendas.”

Nosotros dirigimos nuestro cerebro y, en definitiva, nuestra vida. Esto lo hacemos a través de las CREENCIAS.

Las creencias son patrones mentales muy fuertes que condicionan y determinan todas nuestras acciones.

Todos los seres humanos tenemos un potencial ilimitado de energía, de vitalidad para actuar. Pero el arranque del motor de nuestra vitalidad son las creencias.





Nos es imposible vivir sin creer en nada. Y no me estoy refiriendo a creer en Dios, o en el más allá, etc... Sino que creemos, pensamos y tenemos opinión, acerca de todo cuanto nos rodea.

Ejemplos de creencias:
  • La gente siempre falla.
  • Creo que podré hacerlo.
  • Me estoy enfriando.

Como puedes observar, siempre que opinamos estamos haciéndolo desde nuestras propias referencias, desde nuestras propias conclusiones.

Estas creencias pueden ser de dos tipos; creencias positivas y creencias negativas.

Las CREENCIAS POSITIVAS son las que nos dan poder, las que nos permiten actuar en el mundo siendo nosotros el eje de nuestras acciones. A estas creencias positivas yo las llamo AFIRMACIONES.

Las CREENCIAS NEGATIVAS o limitadoras son las que nos ponen trabas, las que nos frenan y nos restan posibilidades.

Depende del tipo de creencias que tengamos, nuestra vida se decantará hacia un lado o hacia otro. Hacia sentirnos bien y centrados en nuestro pellejo o hacia querer huir de nuestra propia piel.

Lo que pensamos de nosotros mismos llega a ser verdad para nosotros. Creo que todos, incluida yo, somos responsables al cien por cien de lo que nos ocurre en la vida, lo mejor y lo peor.

Cada cosa que pensamos, que creemos, está creando nuestro futuro. Cada uno de nosotros crea sus experiencias y su futuro con lo que piensa y lo que siente. Las cosas que pensamos y sentimos son las que crean nuestras experiencias.

En el siguiente apartado quisiera compartir contigo algunas de las creencias, de mi realidad y de mi mundo ( que es el tuyo ).

No tienes por que creértelas, pero sí te pido que las medites antes de desecharlas y que las contrastes con las tuyas. Si pensamos lo mismo sobre algo ¡ estupendo !, si no te convencen preguntate el por qué... ¿ Te asustan ? ¿ Tambalean tu realidad ?..., si decides que te gustan y quieres adoptarlas, ¡ tuyas son !. Podemos tenerlas y compartirlas millones y millones de humanos al mismo tiempo y cada una seguimos siendo nosotros mismos aunque posiblemente en un mundo mejor.





VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.