Visitas Totales

lunes, 25 de enero de 2016

Creer Es Crear, Cambio De Creencias.

Creer es Crear, Cambio de Creencias


Hoy por hoy los seres humanos aún no hemos descubierto todo nuestro potencial creador.

Desde que nacemos en el seno familiar, después en el colegio, en el trabajo... se nos incentiva para potenciar nuestra creatividad, para encontrar soluciones nuevas a problemas viejos. Pero continuamos con los mismos problemas y con los mismos esquemas mentales. No por que no seamos capaces de encontrar nuevas soluciones, sino por que nos mantenemos en conceptos que ya hemos aprendido, que hemos ido eligiendo a través de los años.



En los colegios, en las empresas... se fomenta la creatividad, el buscar soluciones nuevas y originales a los viejos problemas. Y seguimos manteniendo los mismos problemas y los mismos esquemas mentales.

Voy a pedirte que observes atentamente como reaccionas ( nota tus reacciones corporales y descubre tus pensamientos ) ante esta afirmación:

CREER ES CREAR

¿Tu cuerpo se puso tenso? ¿ La expresión de tu cara mostró perplejidad, duda, incredulidad ?

¿ Qué te dices a ti mismo al repetirte esta frase ?

Vuelve a decírtela de nuevo, captando el significado de cada palabra:

CREER ES CREAR

¿ Ahora te resulta más fácil de aceptar o te resulta difícil todavía?

Déjate que te explique su autenticidad.

Hasta ahora, los humanos hemos pensado que la realidad externa era algo objetivo, cierto, incuestionable.

Nunca se nos ha ocurrido pensar que el cerebro capta de la realidad aquello que nos interesa, aquello que somos capaces de encajar y asimilar a otros datos que ya él posee.

Y las preferencias no las selecciona el cerebro, sino que se las damos nosotros, las programamos nosotros mismos.

Puedes tratar de negármelo con ironía: “ Entonces ¿ He querido yo quedarme sin trabajo?

Y yo te contesto: “ Si, aunque todavía no lo comprendas.”

Nosotros dirigimos nuestro cerebro y, en definitiva, nuestra vida. Esto lo hacemos a través de las CREENCIAS.

Las creencias son patrones mentales muy fuertes que condicionan y determinan todas nuestras acciones.

Todos los seres humanos tenemos un potencial ilimitado de energía, de vitalidad para actuar. Pero el arranque del motor de nuestra vitalidad son las creencias.





Nos es imposible vivir sin creer en nada. Y no me estoy refiriendo a creer en Dios, o en el más allá, etc... Sino que creemos, pensamos y tenemos opinión, acerca de todo cuanto nos rodea.

Ejemplos de creencias:
  • La gente siempre falla.
  • Creo que podré hacerlo.
  • Me estoy enfriando.

Como puedes observar, siempre que opinamos estamos haciéndolo desde nuestras propias referencias, desde nuestras propias conclusiones.

Estas creencias pueden ser de dos tipos; creencias positivas y creencias negativas.

Las CREENCIAS POSITIVAS son las que nos dan poder, las que nos permiten actuar en el mundo siendo nosotros el eje de nuestras acciones. A estas creencias positivas yo las llamo AFIRMACIONES.

Las CREENCIAS NEGATIVAS o limitadoras son las que nos ponen trabas, las que nos frenan y nos restan posibilidades.

Depende del tipo de creencias que tengamos, nuestra vida se decantará hacia un lado o hacia otro. Hacia sentirnos bien y centrados en nuestro pellejo o hacia querer huir de nuestra propia piel.

Lo que pensamos de nosotros mismos llega a ser verdad para nosotros. Creo que todos, incluida yo, somos responsables al cien por cien de lo que nos ocurre en la vida, lo mejor y lo peor.

Cada cosa que pensamos, que creemos, está creando nuestro futuro. Cada uno de nosotros crea sus experiencias y su futuro con lo que piensa y lo que siente. Las cosas que pensamos y sentimos son las que crean nuestras experiencias.

En el siguiente apartado quisiera compartir contigo algunas de las creencias, de mi realidad y de mi mundo ( que es el tuyo ).

No tienes por que creértelas, pero sí te pido que las medites antes de desecharlas y que las contrastes con las tuyas. Si pensamos lo mismo sobre algo ¡ estupendo !, si no te convencen preguntate el por qué... ¿ Te asustan ? ¿ Tambalean tu realidad ?..., si decides que te gustan y quieres adoptarlas, ¡ tuyas son !. Podemos tenerlas y compartirlas millones y millones de humanos al mismo tiempo y cada una seguimos siendo nosotros mismos aunque posiblemente en un mundo mejor.





VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.